Blog

contenido

En Marketing ¿Importa la herramienta, o el contenido?

  |   Destacado, Marketing   |   No comment

Soy consciente que este título, aparentemente, tiene una respuesta fácil. Muchos, la tendréis en la cabeza. Pero no nos quedemos ahí, pretendo que sirva para profundizar más. Si, aunque la mayoría está pensando: contenido, ¡claro!

 

Me pregunto, entonces ¿porqué, en tecnología (no sólo en Marketing), comentemos el error de valorar una herramienta según el resultado que nos da? Sin valorar el contenido, ni el producto/servicio.

 

Si compramos un coche, pongamos un deportivo de esos tan caros, y saliendo del concesionario tenemos un accidente ¿verdad que no culparemos al coche? Pues, señores, esto pasa continuamente en tecnología. Que se lo cuenten a los técnicos informáticos.

 

Pero vayamos al marketing, esa fantástica ciencia inexacta. Un negocio prepara una campaña, con su mejor intención y cariño, busca un producto/servicio que considera atractivo, busca el medio (herramienta) y lo manda.

 

La mayoría de las veces, la campaña funciona, pero y ¿si no tiene éxito? Es entonces cuando debemos examinar, de verdad todo lo que hemos realizado, y no quedarnos en que ese sistema de comunicación no funciona.

 

Debemos analizar en primer lugar, el éxito de la campaña:

  • ¿Cuantas personas han visitado la campaña?:

para ello debemos contar con una plataforma que nos facilite ese dato. El porcentaje de apertura/clicks frente al de envíos/impresiones, nos dará una idea exacta del alcance y del interés generado. Si no podemos obtener este dato, nos será muy difícil tomar decisiones objetivamente.

 

Pongámonos en el caso más complicado, ese porcentaje es alto (cada empresa, tiene su objetivo o histórico): este caso es un síntoma claro, de que al contenido, aunque ha generado interés, no ha resultado convincente o no ha generado la acción deseada.

 

Las causas pueden ser diversas:

 

  • La imagen no era la que esperaba el cliente
  • El mensaje no era convincente o no generaba suficiente confianza
  • No hemos indicado qué queríamos que hiciera, o hemos puesto un plazo demasiado largo para la acción solicitada al cliente. Esto último puede causar, que aunque el mensaje y la concepción de la campaña sea la correcta, el cliente olvide nuestro mensaje (todos recibimos muchos impactos publicitarios).
  • La curiosidad: los humanos somos curiosos por naturaleza, nos llega una información de algún negocio que conocemos por primera vez y puede crearse un falseamiento en los resultados por ese motivo.
  • También puede suceder que no hayamos acertado eligiendo los destinatarios, y estos hayan decidido compartirlo con algún conocido. Esto hace aumentar el ratio de apertura, pero realmente nos está falseando los datos finales. La campaña no interesaba a la mayoría de los clientes elegidos.
  • La promoción tiene un plazo muy largo y el cliente ha pensado que ya irá… tiene tiempo

En el otro lado, tal vez el caso más simple, el porcentaje de apertura es bajo:este es un síntoma de que ha fallado algo grave.

 

  • No hemos seleccionado bien la tipología de clientes
  • El producto/servicio no interesaba suficiente
  • La imagen del mensaje, ¿era la deseable?
  • El texto era demasiado largo / confuso
  • No le hemos dejado suficientemente claro al cliente, lo que queremos que haga

Si a pesar de todo, creemos que lo hemos echo todo bien, entonces si, deberíamos pensar en cambiar de herramienta.

ofixopik.com

 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.